Nuestro tercer hogar: las presas.

Cuesta creer que cuando nos vayamos a morir, habremos pasado dos años enteros de nuestras vidas en algun modo de transporte. También, es iluso pensar que eventualmente la cantidad de automóviles disminuya; es algo imposible a menos de que haya un giro brusco en la tecnología, cultura e infraestructura de transporte que maneja nuestra sociedad. De ahora en adelante, será imposible evitar las presas.

Continue reading “Nuestro tercer hogar: las presas.”

Advertisements