¿Qué p***s es la zona de confort?

En todo lado lo veo y lo escucho. Hay que salirse de la zona de confort, sólo ahí se harán las cosas grandes, sólo ahí sabrás lo que es vivir, etc. Pero, ¿qué es?

Advertisements

Parece que todo el mundo la conoce. Todo el mundo ha estado en ella y fuera de ella. Es más, parece que todo el mundo tiene la solución y a uno no le queda claro. Sabiendo que sólo entendiéndola, nos salimos de ella, puede llegar a frustrarnos.

Entonces, ¿qué es en realidad la zona de confort?

Continue reading “¿Qué p***s es la zona de confort?”

Toda la vida, he vivido una mentira

Nos enseñan a ver las cosas en un orden incorrecto. Por algo dicen: el “yo” no va de primero.

Tomé decisiones incorrectas, cometí errores, admití algunos y escondí muchos. Estudié algo que no quería, para satisfacer una necesidad que no era mía.

Durante años, comenzando desde la adolescencia, me mentí a mí mismo y a la sociedad, hasta creando una identidad diferente para parecerme a alguien más, ¿quién? No lo sé, pero lo hice para recibir la aprobación de alguien. De nuevo, ¿quién? No lo sé.

En los últimos años, si me hacía una página de Facebook, era para conseguir likes. Me obsesionaba con que la gente me leyera. Si obtenía cierto puesto, o un logro dentro del mismo, era para recibir algún reconocimiento. Es más, si subía los rangos dentro de algún mercado laboral, era para que la gente supiera quién era yo. Seguía en ese ciclo vicioso, del cual no sabía que quería escapar.

Continue reading “Toda la vida, he vivido una mentira”

La pasión no es suficiente

Una idea nos apasiona. Pero necesitamos más que sólo pasión para convertirla en algo real

Muy dentro de nuestras mentes, hay una idea, un sueño, que niega irse. Es un virus de pasión. Durante años, nos ha mantenido despiertos incontables noches. Durante días, nos han desconcentrado de las labores diarias. Queremos que se cumpla. Haríamos lo que fuera para que se cumpla. Ese virus, esa enfermedad, esa pasión nos genera una pequeña obsesión que se puede convertir en algo muy grande.

Cuando tenemos el virus de la pasión por un sueño, pueden pasar dos cosas. La primera es que nos debilita al principio—tal vez intimidándonos con su magnitud, o abrumándonos con lo lejos que se ve—pero luego nos hace más fuertes. La segunda es que sea tan poderoso, es tan determinante en nuestras vidas que sólo queremos dedicarnos a eso y nada más. Nos inmoviliza. Por esto, tenemos que tener cuidado en obsesionarnos sólo con la pasión.

Continue reading “La pasión no es suficiente”