Toda la vida, he vivido una mentira

Nos enseñan a ver las cosas en un orden incorrecto. Por algo dicen: el “yo” no va de primero.

Tomé decisiones incorrectas, cometí errores, admití algunos y escondí muchos. Estudié algo que no quería, para satisfacer una necesidad que no era mía.

Durante años, comenzando desde la adolescencia, me mentí a mí mismo y a la sociedad, hasta creando una identidad diferente para parecerme a alguien más, ¿quién? No lo sé, pero lo hice para recibir la aprobación de alguien. De nuevo, ¿quién? No lo sé.

En los últimos años, si me hacía una página de Facebook, era para conseguir likes. Me obsesionaba con que la gente me leyera. Si obtenía cierto puesto, o un logro dentro del mismo, era para recibir algún reconocimiento. Es más, si subía los rangos dentro de algún mercado laboral, era para que la gente supiera quién era yo. Seguía en ese ciclo vicioso, del cual no sabía que quería escapar.

Continue reading “Toda la vida, he vivido una mentira”

¿Cómo hacer un pitch?

Vender un producto puede llegar a depender más de la propuesta de venta, que del producto en sí. Estos son cinco consejos para presentar nuestra idea de manera rápida, clara y eficiente.

Entraba al hotel Roosevelt en Nueva York. Era verano, y el aire era denso y pegajoso. El viejo aire acondicionado del hotel no cumplía su objetivo. Adentro, 500 personas, cada una con una etiqueta en el pecho que decía: “Hola, me llamo:” y el nombre escrito a mano.

Todas iban con la misma meta: ser publicadas.

Luego supe que llegarían 500 más. 1000 personas luchando por la atención de 30 agentes literarios. Yo hacía mi pitch el domingo, entonces tenía tres días completos para practicarlo y, además, tener retroalimentación de otras personas que ya habían participado.

La idea era sencilla: en un minuto y medio, presentarle a la mayor cantidad de agentes. Ellos le dirían si estaban interesados o no, y de ahí se mandarían los borradores de las novelas para ver si los firmaban a un lucrativo contrato.

Continue reading “¿Cómo hacer un pitch?”

100 entradas, 100 lecciones

Estas son mis experiencias para quien quiera consejos sobre bloguear. Las 100 cosas que aprendí blogueando.

WordPress me felicitó por llegar a mi entrada número 100.

100 entradas. La primera fue un poema sobre Gaza que escribí el 19 de julio del 2014. La última fue sobre no esperar a ningún momento de iluminación, sino actuar y ya.

Durante estos dos años, he aprendido un montón sobre crear contenido, comunicar, seguimiento, crecimiento, mí mismo y mucho más.

Aquí les comparto las 100 lecciones que he aprendido de dos años de bloguear.

Continue reading “100 entradas, 100 lecciones”

No esperés a ese momento

Queremos que venga un momento que nos ilumine, inspire e impulse a hacer un cambio. Pero podemos perder mucho tiempo esperando.

Fueron tres las personas que tuvieron que esforzarse para pasarme de la camilla a la mesa de rayos X. Fría, igual que el aire cortante que me rodeaba. Pero apenas mis tobillos, mis pantorrillas y mis muslos tocaron el frío, me di cuenta tenía sensación en las piernas. Me alegró el frío. Especialmente cuando hace poco más de media hora, no podía mover ni mis brazos ni mis piernas.

La máquina de rayos X se acercó, como si estuviera examinando mis pensamientos. Entre zumbidos y pitos, comenzó a analizar todos mis huecos. No sé si logró ver la frustración que corría por mi cuerpo.

“¿Esto es todo? ¿Aquí se termina?” En cuestión de un segundo, todo cambió. Pasé de tener la opción, la alternativa, de elegir a que mi movilidad estuviera en vilo.

Continue reading “No esperés a ese momento”

La vas a cagar

El peor error que podemos cometer es pensar que nunca vamos a equivocarnos

La vas a cagar. Galácticamente. Y es lo mejor que te puede pasar.

Hace cuatro años, llegué bien temprano a la oficina. Tenía una energía positiva. Saludé a una compañera, sin notar algo diferente, y me senté en mi cubículo. En cuestión de minutos, me llegó un mensaje de ella por Whatsapp.

“¿Vos llamaste a fábrica para pedir los repuestos de los equipos que revisamos ayer?”

“Sí. Llamé a Juan directamente, ¿por?”

Continue reading “La vas a cagar”

La pasión no es suficiente

Una idea nos apasiona. Pero necesitamos más que sólo pasión para convertirla en algo real

Muy dentro de nuestras mentes, hay una idea, un sueño, que niega irse. Es un virus de pasión. Durante años, nos ha mantenido despiertos incontables noches. Durante días, nos han desconcentrado de las labores diarias. Queremos que se cumpla. Haríamos lo que fuera para que se cumpla. Ese virus, esa enfermedad, esa pasión nos genera una pequeña obsesión que se puede convertir en algo muy grande.

Cuando tenemos el virus de la pasión por un sueño, pueden pasar dos cosas. La primera es que nos debilita al principio—tal vez intimidándonos con su magnitud, o abrumándonos con lo lejos que se ve—pero luego nos hace más fuertes. La segunda es que sea tan poderoso, es tan determinante en nuestras vidas que sólo queremos dedicarnos a eso y nada más. Nos inmoviliza. Por esto, tenemos que tener cuidado en obsesionarnos sólo con la pasión.

Continue reading “La pasión no es suficiente”

Deje de trabajar tanto

Deberíamos descansar más. Y no, no hay nada de malo en querer ir más lento.

Mae, deje de trabajar tanto.

Así me escribía una amiga por Whatsapp. Unos días atrás ella me había ofrecido un casting pero había estado con síntomas de fatiga—mareos, una visión afectada, ganas de hacer absolutamente nada, estrés, etc.—y tuve que rechazarlo.

Más que haber rechazado el trabajo, me llegaron más sus palabras: deje de trabajar tanto. Le respondía el texto desde la cama. Decidí levantarme y caminar alrededor del barrio. Algo me dejaba intrigado.

Lo irónico de todo esto es que estoy tratando durísimo de no trabajar tanto. Entonces, ¿por qué no lo he logrado?

Continue reading “Deje de trabajar tanto”