El 2016: De locura, o tal vez, de lo contrario

Odio las frases motivacionales. Las detesto. Suenan tan cliché. 

Advertisements

Excepto una.

quote-albert-einstein
Locura es hacer lo mismo siempre, pero esperar resultados diferentes

Suena tanto a libro de auto-ayuda que se compra en supermercados. Por eso, siempre le hui a esa frase.

Pero este último año, decidí acogerla y le cambié el enfoque a muchas cosas. No fue fácil. Soy criatura de rutina.

De hecho, ha sido uno de los años más retadores que he tenido en cuanto a tener una vida balanceada.

Pero ha sido mi mejor año.

Todo comenzó por el idioma

Nuestro idioma de cada día, es un síntoma de nuestra actitud.

Antes, yo decía la palabra pero mucho. Además de eso, el “no” predominaba en mi vocabulario.

Pasaba frustrado por no lograr muchas cosas (escribir, crecer profesionalmente, expandir mi conocimiento), pasaba quejándome y no cambiaba algo tan sencillo como mi idioma.

¿Cómo cambiar la manera en que me comunicaba? Yo pensaba que lo hacía bien. La mejor manera era a través de otras personas.

Recurrí a personas de confianza, que yo sabía tuvieran una actitud proactiva, potenciadora y, lo más importante, honesta. Mi núcleo familiar, mi novia, mis amigos, mi psicólogo. (Sí, voy a un psicólogo. No lo niego).

Y no me quedé ahí. Busqué a la gente que hacía lo que yo quería llegar a hacer: periodistas, escritores, ejecutivos, diseñadores, artistas, etc.

En vez de pedirles consejos, traté de conversar con ellos, ver cómo hacían las cosas, dejarlos que me explicaran a través de sus acciones.

Todos tenían una actitud muy interesante: no usaban un lenguaje negativo. Le dieron la vuelta.

Usaban y en vez de pero, veámoslo de otra manera en vez de no, puede mejorar en vez de malo e incorrecto, oportunidad en vez de error, reto en vez de problema.

Esto automáticamente me llevó a comprender una cosa.

giphy1

Escuchar a otros

Conforme yo escuchaba más a las personas, veía pequeños detalles en su lenguaje, en sus ademanes, en la manera que ellos escuchaban a otros. Me di cuenta que una de las oportunidades que había desperdiciado en el pasado, era ponerle atención más a otros, que a mí.

Lección valiosa para mi desarrollo como periodista. Conforme iba mejorando mi capacidad de escuchar y de quedarme callado, la gente me decía: “qué ameno es conversar con usted” cuando yo era el que menos hablaba.

Esto fue vital para el reportaje que hice con la Voz de Guanacaste, que terminó ganando el primer premio en el proyecto periodístico Punto y Aparte y que me dio, como recompensa, una beca para una maestría en Argentina.

Ahora bien, no significaba que todo lo que había hecho en el pasado era un error. Lo contrario.

No olvidar el pasado

Antes de ser periodista, fui gerente de calidad, y antes de eso, fui ingeniero mecánico, y antes de eso, fui estudiante, pero antes de todo fui ignorante.

Y lo más probable, lo siga siendo por muchos años más.

Por eso, nunca puedo dejar de lado el hecho que todo lo que hice en el pasado me ayudó a llegar a lo que soy ahora. Todo es un proceso eterno de aprendizaje, que no se puede olvidar.

Justo hace un mes, mi hermano, (que es el gerente general de la empresa familiar) me dijo “mae, ahora es el momento, luego de siete años, en que ciegamente puedo dejarle la empresa a usted, sacar la maestría y estar tranquilo.”

Siete años tomó llegar a eso.

giphy.gif

Durante este septenio, siempre hice el esfuerzo de recordar cómo había empezado, lo que me ayudaba a comprender que, por tan pequeñas que fueran mis mejoras, eran eso, mejoras, y nada menos.

Pequeños cambios que daban frutos.

A su vez, eran cambios que yo no pude haber hecho solo. Lo que me lleva a un punto muy importante.

Acuerparse de gente similar

Es prácticamente imposible seguir adelante solo. Necesitamos estar con personas que tengan la misma energía (o más), y que le permitan a uno seguir motivándose.

Durante mucho tiempo fui competitivo. Sumamente competitivo. Lo aprendí del negocio en el que he trabajado casi toda mi vida profesional, el sector de equipo médico, uno de los más agresivos que hay.

Pero no había logrado separarlo de mi vida cotidiana.

Criticaba los logros de los demás. Tenía un cierto recelo hacia las personas que iban a un mejor ritmo o, al menos, eran más vocales en desplegarlos.

Hasta que, luego de mucho darle cabeza, me di cuenta que en vez de criticar y recelar, podía aprender mucho de ellos.

¿Cómo? Pues aplicando mucho de lo que menciono arriba. Me les acerqué. Los escuché. Es más, hasta me tomé el tiempo de ver el trabajo desde un punto de vista más objetivo.

Al principio me costó y todo se hizo más fácil cuando di un paso muy importante para mí: acepté que hay otra gente creando, hay otra gente haciendo y que hay gente que sabe mucho más que uno.

Recuerdo cuando me llamó la editora en jefe de la Voz de Guanacaste, una semana antes de entregar, y me corrigió todo el trabajo. Pensé que era el fin del mundo.

Dos semanas después, habíamos ganado.

13912377_10154643403179206_7194918970834270636_n
Uno de los equipos con los cuales me acuerpé

Lo que me lleva a esos momentos en donde pensamos que la hemos cagado. Esos momentos son los mejores, porque de ahí es donde más vamos a aprender.

Este año, la he cagado múltiples veces. Y no podría estar más feliz.

Hace dos años, escribir todo esto me hubiera sido imposible.

Este año, la historia ha sido otra.

Lancé mi página personal en Facebook, me atreví a participar en un proyecto que me abrió puertas incontables, me involucré más en la empresa, especialmente en conocer a mis colaboradores, pedí consejos antes de emitir un criterio, acepté que no sabía todo y sólo así conocí otras personas, con otros enfoques y mucho qué enseñar.

Por primera vez en mucho tiempo, espero desconectarme de las redes sociales desde mañana y hasta el 2017. No quiero Facebook, ni correos, ni nada por el estilo.

Quiero desconexión. Por eso, me despido del año ahora y no el 31.

Entonces sí, odio las frases cliché. Pero cuando son ciertas, hay que darles el reconocimiento que se merecen.

 

Author: Bernardo Montes de Oca

Journalism. Writing. Life. Periodismo. Escritura. Vida.

Leave a Reply/Comentarios

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s