¿Qué p***s es la zona de confort?

En todo lado lo veo y lo escucho. Hay que salirse de la zona de confort, sólo ahí se harán las cosas grandes, sólo ahí sabrás lo que es vivir, etc. Pero, ¿qué es?

Advertisements

Parece que todo el mundo la conoce. Todo el mundo ha estado en ella y fuera de ella. Es más, parece que todo el mundo tiene la solución y a uno no le queda claro. Sabiendo que sólo entendiéndola, nos salimos de ella, puede llegar a frustrarnos.

Entonces, ¿qué es en realidad la zona de confort?

Encontré que el término no es tan nuevo como pensábamos. De hecho, es más viejo que mucha de la gente que ahora vive “fuera de la zona de confort.” La primera evidencia de la utilización de la palabra comfort zone en inglés, relacionándola a desempeño en el trabajo, se encontró en 1991, en el artículo de Judith Barwick, Peligro en la Zona de Confort: de la sala de juntas a la sala de correos, cómo quebrar con el hábito de apropiación que está matando los negocios de Estados Unidos.

Ojo. Este artículo se escribió hace 25 años y buscaba criticar abiertamente el ambiente laboral en donde los empleados, sea por falta de motivación, o por comodidad salarial, se acomodaban al punto que la productividad en general bajaba considerablemente (los 80 no fueron la mejor época para EEUU, en donde se escribió el artículo). Pero esto todavía se podría reflejar ahora.

Hay que aclarar que Davis no utiliza el término con un énfasis psicológico. Es más, no profundiza en el término, sino que lo usa de manera calificativa hacia un campo laboral deficiente, poco creativo y desmotivado. La gente estaba cómoda.

Entonces, ¿qué dicen los psicólogos? Expertos en comportamiento y psicólogos han llegado un término que en general todos aprueban:

La zona de confort es un estado de comportamiento dentro del cual una persona opera en una condición de ansiedad neutral, utilizando un conjunto limitado de comportamientos para entregar un nivel de desempeño, usualmente sin un sentido de riesgo.

Suena como un disclaimer en un contrato de tarjeta de crédito. Entonces, para yo entenderlo mejor, lo simplifiqué. Espero les guste:

zona de confort.png

 Lo más bonito de todo esto es que no es necesario trabajar en absolutos. Es más, la misma zona de confort nos advierte sobre hacer ese cambio radical, renunciar al trabajo, destrozar la impresora y quemar el cubículo. No, más bien, nos fomenta a tener cambios pequeños que lleguen a dar un resultado grande.

Conozco un montón de gente que lo ha hecho: desde cambiar de trabajo, arriesgando un poco el ingreso, para poder conocer más gente, hasta retomar los estudios luego de los 30 años, para realmente disfrutar las clases, pasando por participar en concursos que le saquen canas, crear videos en Youtube y escribir aquel libro que siempre había guardado en la mente.

Cuando una persona hace ese cambio y termina por acomodarse en la zona nueva de confort, el proceso se vuelve más natural, menos forzado, y los cambios tienen menos impacto negativo y mucho más impacto positivo. Así que, la zona de confort es eso: donde nos sentimos cómodos y sin riesgo.

Pero la comodidad es segura. ¡No hay riesgos!

Sí, y no.

La gente tiene todo derecho de quedarse en una zona cómoda. Es más, hay personas que la idea de aventurarse más bien los asusta, entonces para ellos y ellas es más saludable estar en una rutina.

Pero si una persona se queda en la rutina, sin estarlo, ahí vienen los problemas. Durante 7 años estudié lo que no quería y fueron los 7 años más estresantes y abrumadores de mi vida. Pero me daba miedo hacer el cambio. La idea de un muy buen salario me era lo suficiente.

Hasta que, luego de tener 20 viajes en un año, en donde vivía en un mundo plástico y materialista, estaba viajando de Hong Kong a Nueva Jersey. Me habían subido a primera clase, por la cantidad de viajes, y estaba muy cansado. A la par mía, un gringo viejo, que tomaba alcohol como si no hubiera mañana, me dijo:

“Yo hacía lo mismo que usted (ser training engineer). Lo hice por veinte años. Pero siempre quise ser mecánico de carros. Ya mi cuerpo no me da. Si pudiera, lo haría.”

Dos meses después, comencé a estudiar mi segunda carrera.

Author: Bernardo Montes de Oca

Journalism. Writing. Life. Periodismo. Escritura. Vida.

Leave a Reply/Comentarios

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s