El contenido auténtico es la clave

En este momento la cantidad de gente que verdaderamente le importa lo que estás haciendo es poca, poquísima.

La energía de nuestros tiempos y el exceso de información, obligan a muchos a ignorar a la mayoría de contenido, sea bueno o malo.

Cada día más personas se harán un blog, su propio canal de Youtube, o serán emprendedoras, etc. El crear contenido que realmente cale se convierte en algo cada día más difícil.

También, tus primeros intentos van a ser una mierda. No sólo el primero, sino el segundo, y el tercero. Ya para el cuarto, o tal vez el quinto, o el centésimo, tu forma, métrica y firma creativa se irán formando. Indiferentemente de la cantidad de veces que tratés, tus trabajos tendrán mucho qué mejorar conforme avance el tiempo.

Mi primer blog comenzó hace unos ocho años. Tuvo una cantidad mísera de seguidores y me desmotivó. En tres semanas, lo cerré. Claro, esperaba una satisfacción inmediata.

Mientras tanto, veía como otros blogs crecían, y lo más importante, calaban en el contenido, no sólo por cantidad de seguidores, sino por el aprecio que se tenía por lo que presentaban. ¿Cuál era la clave?

¿Cuándo soltarlo? ¿Existían horas a las cuales soltar los posts? ¿Tenía que seguir a otros blogs que tuvieran éxito en ese momento? Y, no sólo en cuanto a lo digital, sino que las preguntas trascendían a otros temas, ¿debía emular a cierta gente? ¿Cuáles personas eran una influencia positiva?

IMG_20160614_145917
Es intimidante comenzar todos los días así. Pero hay que hacerlo

Hasta que caí en cuenta. No, no ocurrió mágicamente como todos nosotros creemos que pasa. Aprendí, luego de estudiar el mundo que me rodeaba–blogs exitosos, profesionales efectivos y con crecimiento respetable, artistas de renombre–que todos compartían algo en común.

El concentrarse en la manera en la cual hacemos las cosas, como cuándo soltarlo, el formato y demás, me saboteaba de lo que verdaderamente importaba: la creación de contenido que tuviera para uno mismo un efecto positivo y una sensación de satisfacción.

La respuesta era muy sencilla y lo aprendí a punta de prueba y error.

En definitiva, la manera en que presentamos nuestras obras es clave: las tendencias actualmente son a leer menos y también en contenido diverso, como lo son videos, infográficos, audios y demás.

Pero en este mundo no sirve presentar de maneras diferentes la misma lata de atún. Al fin y al cabo, sigue siendo una lata de atún. Y yo no quería servir latas de atún.

Me caía como un yunque sobre el cerebro, ¡qué lógico! Como te había contado, al comenzar uno tiene poquísimo eco en el mundo y uno se enfrenta a una encrucijada: o crear el contenido que se asemeje a lo que es popular en el momento, indiferentemente de si a uno le gusta o no, o dedicarse a crear el contenido que a uno le llegue.

Tiene que ir con corazón, con la pasión de saber que las palabras, el video, la música o la entrevista que uno subió sea el que uno amó hacerlo, y por eso es el mejor contenido posible, no por la mejor edición, o inclusive el mejor invitado.

Entonces me puse a pensar. Estaba seguro que muchos y muchas habían tenido dudas existenciales sobre vivir en esta época: ser profesional, tener pareja, cambiar de carrera, etc.

Desde hace tiempo estaba con la idea de que quería escribir del tema, por tan inexperimentado que fuera. (Aunque el tema experto sea trivial. Todos somos expertos en tener dudas, pocos son los que logran solventarlas).

Nunca pensé que me fuera a meter en el mundo de escribir “consejos” y “ayuda”. Qué trillado. Aún más trillado caer de una etiqueta.

Pero quería escribirlo, sentía que el contenido que generaría sería bueno. Decidí escribir un artículo sobre los pequeños pasos hacia la gran meta.

Los productos, las ideas, los ideales y los servicios que proveen de personas que realmente tienen gusto al hacerlo se sienten y perciben diferentes. No sólo eso, se aprecian de una manera más auténtica.

No sólo esto, decidí escribirlo con un enfoque completamente opuesto a lo que estaba acostumbrado: párrafos cortos, directo al grano y con la idea de que se sacara provecho al final de leerlo.

¿Por qué no probarlo? Después de todo, mi blog era pequeño y el riesgo era mínimo.

Tuvo una excelente recepción. Además, me era satisfactorio hablar de esto. El proceso creativo, la escogencia de las palabras y, además, recordar las experiencias de las cuales venía el contenido, para analizar cómo había reaccionado en las mismas.

Tras de que el proceso creativo me gustaba, la gente reaccionaba: “¡Hey! Me ha pasado lo mismo”, “Qué bueno saber que eso te sirvió.”

Había encontrado un contenido que me gustara. Poco a poco, creaba conexión con otras personas que pasaban por lo mismo y me retroalimentaba de sus opiniones. Como no me gusta quedarme estático, quería aprovechar y escribir un cuento.

Y, ¿si a nadie le gustaba?

contenido
Crear contenido fresco puede a veces ser una carga

Bueno, ¿eso es lo peor que puede pasar? Escribí el cuento. Al igual que la primera vez que posteé un artículo de ayuda, a la gente le gustaba y, lo mejor de todo, a mí me gustó mucho escribirlo.

Ahora bien, este ejemplo es de un blog. ¿Qué tanto difiere de otras cosas? El trabajo, crear un producto, seguir una carrera.

Ni tanto.

Los productos, las ideas, los ideales y los servicios que proveen de personas que realmente tienen gusto al hacerlo se sienten y perciben diferentes. No sólo eso, se aprecian de una manera más auténtica.

Al principio, nadie nos irá a leer. Eso es definitivo.

Eso no significa ni que somos malos, ni que la gente no nos quiere leer. Es cuestión de buscar la combinación de ambos factores, y no es fácil. A mí me costó unos seis años encontrarla y mi conclusión es:

“Escribo lo que yo quiero y lo pongo como ellos quieren.”

La gente ahora quiere las cosas a su manera y eso no es malo. No significa que nos estamos vendiendo ni nada por el estilo. Sino que estamos diciendo lo que nosotros queremos, de la manera que el mundo lo quiere.

¿Qué experiencias has tenido con crear contenido?

 

Advertisements

Author: Bernardo Montes de Oca

Journalism. Writing. Life. Periodismo. Escritura. Vida.

1 thought on “El contenido auténtico es la clave”

Leave a Reply/Comentarios

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s