Gerardo, ¿héroe o no?

En el instante que hay una falla, una imperfección, saltamos en ella para criticar y así, poder seguir en la corriente.

Los medios indican que ya se sabe quién, más bien quiénes, mataron a Gerardo Cruz Barquero.

Un total de cinco personas, más un “asistente” estuvieron involucrados en el homicidio. Dos de ellas lo organizaron, dos intermediarios y dos más quienes lo atacaron en el parque Kennedy.

Gerardo Cruz, por si no recordamos, denunció un acto de acoso sexual, sus acciones dieron vuelta por todo el mundo y su fallecimiento convocó a marchas y a tomar conciencia en contra del acoso y el machismo en la sociedad.

De acuerdo a las declaraciones del director del OIJ, Walter Espinoza, el homicidio fue de índole pasional.

Una ex-novia de Gerardo, con quien la relación había terminado mal, aprovechó la confusión que se creó.

¿Había sido aquel señor del teléfono? ¿Era sólo un asalto?

Finalmente se aclaraba la muerte de un “héroe nacional”.

La creación de un héroe es interesante.

Gerardo fue en contra de la corriente en la cual dejamos pasar el acoso sexual. Lo permitimos al no actuar. Lo propagamos al quedarnos callados.

Fue a través de una sola acción que a propósito, todos deberíamos tomar, que se convirtió en una clase de insigne contra el acoso callejero.

Pero ahora las redes sociales hierven: no tardaron en desmitificar a otro, criticarlo por tener una vida personal. Nada más.

Cumplimos nuestra labor de insatisfechos. Desmitificamos a otro.

¿Ves? ¿Para qué sirve denunciar? 

Y luego, preguntamos al aire, ¿es este un héroe nacional?

Su vida amorosa no es de importancia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero no queremos aceptar que el machismo todavía existe. Todavía caminan las mujeres con miedo de que otro se ingenie cómo grabarle debajo de la enagua, o que las toquen en el bus. Que las violen devolviéndose del trabajo.

Todavía caminan hombres que no pueden hablar de que fueron violados y de llorar, ni siquiera podemos tocar el tema. Todavía caminan hombres que les da miedo corregir a otros que gritan en la calle, tenemos miedo de que nos saquen un cuchillo.

Es ahí cuando la vida amorosa,el pasado, cualquier suciedad en la bitácora de la vida de un héroe, la vida  imperfecta como la de todos nosotros, se vuelve valiosa.

Volviendo a la pregunta. ¿Es un héroe nacional?

Sí. Lo es. ¿Imperfecto? Totalmente. Pero levantó la voz. Hizo una denuncia. El resto, ¿qué hemos hecho?

Advertisements

Author: Bernardo Montes de Oca

Journalism. Writing. Life. Periodismo. Escritura. Vida.

Leave a Reply/Comentarios

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s