La importancia de Robin Wright y su paga

La actriz rompe un esquema, que se debió haber roto hace vario tiempo.

Robin Wright, actriz que protagoniza House of Cards como Claire Underwood, una representación moderna de Lady McBeth, quien opera bajo sus propias reglas, admira las fortalezas de su esposo y a su vez critica sus debiilidades.

Es un personaje a quienes muchos le han acotado la esencia (o una gran parte) del show. Su irreverencia al conversar y presionar a los rusos mientras orina con la puerta abierta en un lujoso baño del hotel o el hecho de que no permite que Frank duerma en el mismo cuarto, aun cuando ella sabe que los dos quieren, le da una chispa de impredictibilidad al programa.

Es claro que el papel de ella es esencial para la serie.

'House of Cards: Series 3' TV Programme launch, London, Britain - 26 Feb 2015
Mandatory Credit: Photo by James Shaw/REX/Shutterstock (4462290f) Robin Wright ‘House of Cards: Series 3’ TV Programme launch, London, Britain – 26 Feb 2015. Imagen de Variety Magazine, con debido crédito

Hace dos días, se supo que ella solicitó una paga igual por su importante papel en la serie. Aunque no ha habido confirmaciones exactas de la cantidad de plata que recibía Wright, se estima que Kevin Spacey ganaba medio millón de dólares hace dos años y que ahora ese monto rondaría el millón de dólares por episodio.

Por otra parte, Wright ganaría unos 420 mil dólares, y ese monto se duplicaría a 840 mil, una diferencia considerable.

Un poco de historia

Robin Wright se suma a las actrices Jennifer Lawrence, Patricia Arquette y Gillian Anderson, quienes han luchado durante sus respectivas labores para que se les pagara igual. Lawrence presionó a que se le pagara igual a Bale, Renner y Cooper, quienes ganaron considerablemente más, en American Hustle.

Arquette ganó el Oscar y en su discurso pidió el pago igualitario. Esta determinada e importante acción le causó una misteriosa disminución de ofertas de trabajo, las mismas que tenía casi “garantizadas” antes de que ganara el aclamado premio.

Gillian Anderson, desde sus años como la Agente Scully, luchaba año a año por obtener la misma paga que David Duchovny, el Agente Mulder, en la serie de ciencia ficción Los archivos secretos X.

Si bien es cierto, logró cerrar la brecha salarial entre los dos, ella cuenta en varias entrevistas que la forzaban a estar unos pies atrás del actor, además de que en un principio ganó únicamente la mitad.

x-files-970x544
Credito: Geek and Sundry: ¿Notan algo?

Es más, para el reboot de la serie, le ofrecieron la mitad, aún siendo una actriz establecida (causa por la cual no le dieron un salario más alto en la primera serie).

No solo por ser mujer

Las mujeres en este plano de Hollywood luchan por algo que se refleja en la sociedad entera pero la idealización que tenemos sobre los personajes de la pequeña y gran pantalla hacen que nos concentremos más en ellas que en el mundo que nos rodea.

Entonces, tomando esto en cuenta, vale la pena analizar el caso particular de Wright. Esto sin quitarle mérito al excelente trabajo de las actrices y mujeres que luchan día a día por la paga igual.

Wright protagoniza a una mujer determinada que funge en un ámbito político, en donde los hombres predominan (sólo vean el gabinete actual brasileño) y no tiene miedo en tomar decisiones.

Este, es un papel nuevo, que rompe con lo tradicional de los papeles femeninos para mujeres mayores de 45. Ahora bien, la mayoría de los papeles para cualquier mujer luego de esta edad consiste en madres ya sea graciosas o atormentadas. Lo explica muy bien este video, de the last fuckable day.

¿Cuántos hombres protagonizan el héroe teniendo más de 45 años? Sobran: Clive Owen, Liam Neeson, Christian Bale, Hugh Jackman, etc.

Wright demuestra que las mujeres son capaces de capturar la esencia de una serie o una película. Es más, logran definir la serie, en vez de ser un complemento.

Preocupa, más bien, ver que una mujer blanca, con todavía bastantes años en su carrera, tenga que pedir que le paguen igual que su contraparte masculina y que esto sea noticia. Por tan positivo que sea que haya causado una reacción en los medios, así creando conciencia, no se puede evitar preguntarse: Y, ¿si fuera latina? ¿Si fuera negra? O, ¿mayor?

Hay mujeres latinas, negras, asiáticas en todo el mundo buscando que les paguen igual. O que les paguen.

Pero, ¿y la trayectoria?

Las redes sociales han hecho ebullición con comentarios de apoyo y de repudio hacia las acciones de Wright. Muchas de estas giran en torno hacia la trayectoria de la actriz comparada a la de Spacey.

Si bien es cierto, Spacey ha tenido multiples nominaciones a premios de calidad (Oscar, BAFTA, Emmy, Saturn, Globo de Oro, etc.) y ha ganado varias veces, Wright también. Ella ha sido nominada al Emmy, SAG, Globo de Oro, y el Saturn, ganando en tres ocasiones.

Ambos comenzaron su carrera en los 80, ambos han sido reconocidos en su ámbito y ambos le han dado a House of Cards la chispa que la caracteriza. Las críticas provienen de personas que ven el programa como una extensión del trabajo histórico de ambos, que es válido. Otras críticas vendrán de personas que ni siquiera han visto el show.

Pero lo importante es también analizar el impacto que tiene el ahora en el programa. Al hacer un análisis de costo-beneficio muy sencillo, más bien preocupa (de nuevo) que no han dicho antes los productores: “Hey, se nos puede ir una pieza clave del show.” Y no hayan valorado que no se le estuviera pagando lo mismo.

 

Después de todo, ¿qué sería House of Cards sin Claire?

 

Irónicamente, no lo vieron porque no están acostumbrados a verlo. El mercado está acostumbrado a que a la mujer se le paga menos, por tanto que digan que no es así.

Las reacciones en las redes han sido muy indicadoras de cómo estamos permeados con esta situación. La mayoría que criticaron las acciones fueron hombres, con algunos defendiéndola.

La mayoría que la apoyó fueron mujeres.

Veamos a Wright hablar.

Wright es una mujer, al igual que todas las otras actrices, que forman una punta de lanza para que se busque una igualdad salarial, de oportunidades de trabajo y de beneficios.

Más mujeres tienen que hablar y, mucho más importante, más hombres tenemos que comprender el mundo de ellas, analizar la situación de manera objetiva, feminista e igualitaria, para así garantizar que estemos en condiciones en donde se respetan los derechos de todos.

 

 

 

Advertisements

Author: Bernardo Montes de Oca

Journalism. Writing. Life. Periodismo. Escritura. Vida.

Leave a Reply/Comentarios

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s