2do año de los Premios Machina Verborum

Cada año, lo que yo más he disfrutado quiero compartirlo con todos ustedes, desde las noticias y personajes de los medios, hasta los libros y películas de este 2015.

Este es el segundo año de los premios Machina Verborum.

Este no es el premio. Aunque no estaría mal.
Este no es el premio. Aunque no estaría mal.

Comenzamos con el personaje del año:

Los nominados son:

  • Gerardo Cruz Barquero: el joven quien se convertiría en activista al denunciar a un acosador quien filmaba a una mujer. Sus actos se viralizaron en cuestión de horas, incluso llegando a niveles internacionales. Desafortunadamente, tuvo más impacto el misterioso asalto que sufrío días después. El joven falleció, sus lesiones fueron tales que nunca se logró recuperar. Lo importante de Gerardo fue el impacto que tuvo en la conciencia costarricense sobre la igualdad, el machismo y la necesidad de cambio de la sociedad.
  • Keylor Navas: imposible no considerarlo. Sin embargo, no se incluye porque necesariamente haya hecho algo bueno o algo malo. Representa la necesidad de un país de desconcentrarse, de buscar una figura mítica, idealizada, y que no requiera de mucho pensar. Absolutamente cada movimiento que hizo Navas fue registrado en los medios, creando una resaca de noticias (muchas de las cuales no llegarían a serlo en otros momentos), sin embargo el público siempre quiso más.
  • Los refugiados cubanos: Costa Rica tuvo dos momentos de notoriedad internacional. El primero es este. Los ojos de latinomérica descansan sobre el país para ver, ¿qué hace con los refugiados? Ellos, mientras tanto, trabajan. Demuestran que no van a quedarse de brazos cruzados, pintando escuelas y arreglando basureros, mientras esperan a alguna decisión por parte del gobierno.
  • Isla Calero: el país entero celebró la victoria en el fallo de la Corte Interamericana de Justicia. Sin embargo, escasos años atrás, criticaron todos los movimientos del gobierno concernientes a este caso. El resultado, en beneficio a Costa Rica, desató un latente patriotismo que buscaba algún evento por el cual celebrar y también sacó a relucir que el país puede obtener grandes resultados al unirse.

El ganador del personaje del año es:

  • Gerardo Cruz Barquero. 

Seguidamente pasamos a libros.

Libros, libros, libros. ¡Qué decisión tan difícil! Excelentes obras he leído este año (y muchos tengo en lista de espera). La primera categoría es libro de ficción:

1319533-28383912-1600-900
Sí, lo siento Keylor, no ganaste
  • La colina de los niños (Germán Hernández): de nuevo, Hernández logra hilos conductuales fluidos, sencillos y elegantes a la vez. Su cuentario es una recopilación de juegos y retos al lector, que se puede leer de manera imparable. Trae humor, un deseo de escapar, y un poco de drama, todos aunados al realismo callejero que Hernández siempre logra.
  • Combustión humana espontánea (Guillermo Barquero): ¡Joder! Qué lenguaje, qué fluidez, y qué capacidad de llevar al lector a mundos completamente externos, sin sacarlo de Costa Rica. Compré este libro con altas expectactivas. Él las cumplió y las excedió. Es un viaje sensorial completo, en donde el lector puede llegar a cuestionarse, ¿qué haría en esa misma situación que el personaje?
  • Cómo ríe la luna (Vernor Muñoz): Una novela histórica costarricense que logra retratar la dualidad de Costa Rica, comparando a San José, con Limón, mientras presenta una rica bandeja de personajes, representados en diferentes aspectos como culturales, sociales y económicos. Es una completa lección histórica que no deja de atraer al lector.
  • El Condor Sideral (Manuel Arduino): un cuentario que trae los cuatro elementos vitales unidos a la teosofía, en cuentos que llevan al lector a viajes, a veces de terror, a veces de lástima, a veces de risa maquiavélica, y son de una rápida lectura, que permite releerlos, disfrutarlos de nuevo e imaginarse de nuevo extrañas escenas.

El ganador del libro (ficción) es:

  • Combustión humana espontánea 

Pasamos a la categoría de libro no ficción. Son pocos este año, y los nominados son los siguientes:

  • In search of the movement (En búsqueda del movimiento, Benjamin Hedin). Un libro que resalta los movimientos de derechos civiles en Estados Unidos durante la década de los sesenta. Sin embargo, Hedin hace un análisis mucho más personalizado al traer a la luz a Septima Clark y otros y trata de responder la pregunta: ¿qué pasó realmente luego de la famosa marcha en Selma?
  • Blood: An epic history of medicine and commerce (Sangre: una historia épica de medicina y comercio, Douglas Starr) De cómo la sangre se convirtió en uno de los bienes más preciados en el mundo, de los más rentables, y de los más fáciles de obtener. Las donaciones siguen siendo gratis, hasta promocionadas como algo que se debe de hacer, sin embargo se le saca tanto dinero que surge la pregunta: ¿se convierte la sangre en algo corrupto?
  • The Icarus Deception (La decepción de Ícaro): todo hay que pensarlo al revés, de acuerdo a Seth Godin, entonces, ¿por qué no hacerlo? En estos tiempos en donde la sociedad está cambiando, es importante hacer un reset de nuestro pensar y buscar más la conexión humana que el beneficio económico. Se logra a través de algo sencillo: hacer lo que uno quiere, sin esperar dinero, sino algo más, algo humano. 

El ganador de libro (no ficción) es:

  • In search of the movement, de Benjamin Hedin. 

Ahora pasamos a una categoría que exploré poco durante este año, llamada películas. Este fue un año más de literatura, por lo que ni siquiera he llegado a ver Star Wars (y eso que soy un aficionado de la serie).

Los nominados a película del año son:

  • Presos: Un esfuerzo bueno, no para ser tico, sino en general, por parte de Esteban Ramírez. Una película que mantiene el ritmo, la intriga, y logra engañarlo a uno con uno que otro personaje, terminó siendo una agradable sorpresa.
  • What we did on our holiday (Lo qué hicimos en nuestras vacaciones): una pequeña y muy buena película inglesa con exceso de talento, una trama sencilla y auténticas sensaciones que podrían asimilarse en cualquier familia. Trata de dejar al lado las diferencias y apreciar lo poco que puede quedar en las vidas.
  • Straight outta Compton (Directo desde Compton): ¿Rap? ¡Así es! Esta película logra retratar la escena de rap en la costa oeste de los Estados Unidos y para un fanático de la historia del rap, al igual que de la música, me pareció sumamente completa y detallada. Da una imagen mucho más oscura de lo que se tenía percibido en ese mundo.

La decisión es difícil. Sin embargo, creo que la película ganadora es:

  • Presos, de Esteban Ramírez. Como ejercicio completo, ha mostrado que el cine costarricense está elevando su nivel, el final engancha y tensa a los que se encuentran en el cine, además de lanzar una pregunta al aire: ¿qué habrá pasado luego?

Periodismo:

Como el año pasado, la idea era no mencionar un ganador, sino una serie de artículos que valen la pena leer.

Primero, romperé con lo establecido y les daré una conversación que tuvo el rapero Killer Mike con el candidato Bernie Sanders. (La pueden ver aquí).

Luego, viene Diego Arguedas Ortiz con una fulminante respuesta al Chamuko sobre la UCR y la Cumbre Climática. (Aquí)

Uno de mis ídolos falleció este año y dejó su último caso, que comentan en el Último Caso del Doctor Sacks, de Oliver Sacks (que se lee aquí).

Finalmente, BuenSalvaje, mi amada, soy sesgado hacia ella, aún así considero que la edición de Eduardo Halfón es de las más completas que he encontrado.

Para cerrar, presento el resto de los ganadores en categorías únicas:

Blog/foro: Community Psichology, por su esfuerzo de resaltar gente emprendedora de Costa Rica.

Disco: Dracula de Trondt Holer y Jorn Lande, por su regreso al metal puro, combinando voces femeninas y masculinas, y una guitarra dominante que recuerda a la época de Dio, con un giro moderno.

Proyecto Cultural: Festival de Chocolate del Caribe, por su esfuerzo para rescatar la cultura afrocaribeña a través del chocolate. Sus esfuerzos, un poco caóticos, van con un buen norte.

Atleta: Los atletas de las Olimpiadas Especiales de Costa Rica, por su excelente desempeño durante el año.

Estos son los ganadores de este año. Básicamente, son los que yo más disfruté. Si quieren opinar o comentar, por favor escríbanme con sus opiniones y quiénes piensan ustedes que debieron ganar.

Es bueno tener ilusiones
Es bueno tener ilusiones
Advertisements

Author: Bernardo Montes de Oca

Journalism. Writing. Life. Periodismo. Escritura. Vida.

Leave a Reply/Comentarios

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s