La inconformidad es buena

Nuestra generación tiene una incomodidad más que necesaria

Advertisements

Nos venden que estar cómodos está bien. Pero no a todos les cae este discurso. 

Existe cierta parte en mí que se cuestiona el verdadero propósito en mi vida,” me confesó una entrenadora del gimnasio. Desde hace un tiempo, ella quería hablar con alguien profesional sobre su meta en la vida; sentía que le faltaba algo. Lo único que pude hacer fue recomendarle los que yo conocía.

“Quiero conectar con gente. Tengo una ligera obsesión con eso. Es algo que quiero hacer, no sé cómo, ni cuándo, pero sé qué eso es lo que quiero hacer.”  Días después, una emprendedora cuyo proyecto está en pañales (y pronto crecerá), explicaba. “Sin embargo no siento que lo haya logrado todavía.”

Cenando con un amigo, me contó lo siguiente. “No creo en eso que haya que ser el número uno en todo. Siento que nos metemos eso en la cabeza de tantas maneras que nos obsesionamos de serlo siempre. Con estar feliz es suficiente, con hacer lo que a uno le gusta, basta. Yo no quiero ser jefe, ahorita no lo soy y no me gustaría serlo. Lo que busco es tener tiempo libre para dedicarme a mis pequeños proyectos que puede ser que peguen o no.”

Así, hay varios, muchísimos, en mi círculo social, que tienen esa intriga, ese deseo de cambiar, de crear algo, lo que sea.

Bueno, también hay algunos que tienen el deseo de “ser jefe porque es mi plata y no se la quiero dar a una gorda trasnacional que tiene miles de millones.”

Por otro lado, están aquellos que con tener sus cervecitas a final de mes e ir a partidos del mostro de vez en cuando, están bien. Con ellos los temas son el clima, la mejenga, aquellos anuncios en tele, qué bonita esa casa, pero qué cara, y la película taquillera que vieron el domingo. Y me parece genial que sean así. Pero estos son muchos, la gran mayoría, con quienes me parece aburrido conversar.

Nuestro ecosistema, más bien, econo-sistema se sostiene por este delicado balance de pensamientos. Desde estos que alimentan la base–ninguna pirámide existe sin una base–hasta aquellos, inconformes, los que se sostienen mientras la base se adelgaza, todos son necesarios.

Pero son aquellos, los inconformes, a los que hay que alimentar. La base ahí seguirá, estos sólo siguen a los inconformes, sean buenos o malos.

Estos tendrán miles de ideas, de las cuales, lo más probable fructifique una o dos, o todas. Un proyecto puede llegar a conectar con una persona, con dos, o con diez mil. O con ninguna. Y ese ninguna da miedo.

Tenemos que estar dispuestos a fracasar: significa que estamos actuando, significa que estamos dispuestos a lanzar sus ideas al mundo. Si no conectan, se devuelven a la mesa de diseño a ver qué hay que cambiar: ¿el público tal vez? ¿la razón por la cuál la estoy haciendo?

Lo peligroso es no hacer las cosas. Aceptar el “nunca llegaré a solventar la duda si puedo o no” automáticamente impone un techo en las capacidades.  Y puede ser que sí: nunca se dé. Fácil no es. Nada nunca es fácil.

Una pequeña historia:

Karl Landsteiner veía que muchos pacientes que recibían sangre morían. Comenzó a investigar y mezclar tipos de sangre. Sus estudios lo llevaron a crear un pequeño registro de los tipos que él creía que existían de sangre (sus estudios se usan actualmente).

Aunque logró mejorar vastamente las transfusiones, no encontraba el porqué se coagulaba la sangre tan rápidamente, tapando la aguja. Dejó esto de lado, para dedicarse a vacunas.

Un joven médico, del otro lado del mundo, estaba obsesionado con la coagulación. Leyó sus estudios, y Landsteiner vio sus estudios fructificarse, cuando este joven mezcló estos resultados con un anticoagulante experimental. Así, logró hacer de la transfusión algo rápido y eficiente. Esto sucedió 20 años después.

He escuchado mucha incomformidad en estos últimos días, no berreo, no serrucho, inconformidad. La inconformidad es buena. Lo malo es no actuar sobre ella.

Author: Bernardo Montes de Oca

Journalism. Writing. Life. Periodismo. Escritura. Vida.

3 thoughts on “La inconformidad es buena”

Leave a Reply/Comentarios

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s