Fracaso

fracaso

(de fracasar)

He hablado durante mi vida con varia gente que le adjudica la causa del fracaso a muchas cosas: a Dios, a otras personas, a la situación financiera, a la falta de habilidades o capacidades y hasta a las emociones. Pocas veces la adjudica a uno mismo, ¿por qué?

Si cuando somos exitosos, somos los primeros a los cuales nos damos crédito.

También me he dado cuenta que la gente no comprende el fracaso. El mismo término es flagrante, vociferar la palabra en voz alta llama la atención en una sala de reuniones, inclusive puede marcar a una persona durante toda su vida, aunque no se tuviera una intención.

El fracaso, en su definición filológica más básica, es un resultado adverso de proyectos o expectativas.

Actualmente estamos hechos para fracasar. Nuestra sociedad nos mide por nuestro cumplimiento aspiraciones o expectativas. Pero, ¿de quién? Existen metas y expectativas que son tan imposibles de obtener que nadie podría cumplirlas, e irónicamente, nadie supo quién las puso en un principio.

Ahondar en el porqué de las cosas, es para otro día, y me concentro en el ahora, en lo que escribo.

El fracaso es bueno. Es bueno porque demuestra muchas cosas, más de las que uno está dispuesto a ver. Primero que todo nos invita a revisitar qué es lo que queremos cumplir. El fracaso nos dice que nuestro proyecto, nuestra arte, no está cumpliendo con expectivativas, e insisto, ¿expectivativas de quién?

Si atendemos las necesidades de otras personas, entonces estamos cumpliendo las expectativas de otras personas.

También, el fracaso nos podría decir que estamos dirigiendo nuestro esfuerzo al público inadecuado. Conectar con una o dos personas que aprecien un arte es más valioso, aunque nos digan lo contrario, porque esas conexiones que perduran, llegarán a dar frutos en un futuro.

Y si no te dice esas dos cosas, te puede decir que al que estás dirigiendo mal sos vos mismo. He ahí la clave. El fracaso no es más que un indicador. Es algo que nos dice que estamos haciendo algo mal y lo importante es que algo estamos haciendo. Es cuestión de revisitarlo y mejorarlo.

Les recomiendo un artículo:

The man who fought Sugar Ray

Advertisements

Author: Bernardo Montes de Oca

Journalism. Writing. Life. Periodismo. Escritura. Vida.

Leave a Reply/Comentarios

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s