Presos de Esteban Ramírez

Del director de Gestación y Caribe, viene una película que aumenta el nivel del cine costarricense, no sin sus pequeñas fallas.

(Advertencia: podrían arruinarse finales)

Presos comienza con Victoria (Natalia Arias, también de Gestación), una muchacha que se enfrenta problemas típicos de mujeres a su edad en la actualidad costarricense, como luchar por una educación, a su vez, por su falta de títulos, carecer de oportunidades de trabajo y estar en una relación que se mantiene por puro impulso y no auténtico cariño.

Sin embargo, gracias a su coraje, termina obteniendo un puesto en una empresa de seguridad de un colombiano llamado J.J. (Alejandro Aguilar). Al convertirse en su asistente, Victoria comienza a involucrarse con Jason (Leynar Gomez), un privado de libertad, quien terminó en la cárcel por un accidente de tránsito.

A través de la historia, Victoria lucha contra la tentación (y eventualmente cede) de lo prohibido, de interactuar cada vez más con Jason. A su vez, deteriora progresivamente la relación que tiene con su mundo.

Su novio, Emmanuel, (Daniel Marín) intenta desesperadamente por mantener la relación a flote, haciendo caso omiso al deterioro sentimental que sufre ella. Su madre lucha entre la depresión y dos hijas que pasan peleando y su padre todavía no ha recuperado su confianza luego de pasar por momentos difíciles en el pasado.

Natalia Arias se prepara--Foto La Nación
Natalia Arias se prepara–Foto La Nación

Jason la compromete a tal grado que se ve mucho más involucrada en la vida de él, ayudándole en negocios y hasta tratando de entrar en contacto con la hija que no ha visto por más de un año. Aunque tiene sentimientos fuertes por él, Victoria se enfrenta a una prueba que tiene consecuencias importantes para ambos. En su decisión yace el futuro de su relación y la vida de Jason.

Ramírez ha logrado comprobar que sabe dirigir. Gestación fue una película que manejaba un tema relativamente común en el cine mundial con un aire tico, que la hizo acogedora, lo suficiente para hacer la vista gorda a los momentos repetitivos de la película. Caribe, de sus primeros esfuerzos, hizo notar su falta de experiencia al no ser particularmente deslumbrante en ninguno de sus aspectos, pero cautivó al ser un producto integral de calidad.

Presos muestra más el kilometraje de Ramírez. Casi de inmediato, nos conecta con la mayoría de los personajes y nos planteamos preguntas, desde el nuevo jefe de Victoria con intenciones no muy claras (e inocentes) y el potencial fracaso con Emmanuel hasta si será exitosa o no su relación con Jason y a qué riesgos se enfrenta ella al seguir hablando con él.

También, Natalia Arias transmite de una manera sólida el dilema que vive Victoria, ya que al final de la película, es inevitable sentir una conexión con la joven. Leynar Gomez hace un excelente trabajo. Su capacidad de representar a uno de los privados de libertad de la película (que, nota al pie, son verdaderos reos) nos atrapa en su lucha entre el bien y el mal.

Presos la película
Presos la película

Daniel Marín hace un trabajo adecuado, nada fuera de lo común, y más bien su personaje genera frustración al no crear empatía con los espectadores. Falta una conexión verdadera entre él y Natalia Arias. Alejandro Aguilar provee una buena trampa, ya que engaña con su personalidad suave que podría guiarnos a pensar que sus intenciones son otras con Victoria.

El elenco secundario en general merece reconocimiento. Desde los presos de la vida real que nos dieron una mirada rápida a la vida detrás de las barras, hasta la familia de Jason, Victoria y Emmanuel. Estas nos recuerdan de las típicas, disfuncionales familias costarricenses que, por seguir estándares imposibles, están dispuestas a fragmentarse.

El ritmo de la película a veces entumece. Las escenas de suspenso se alargan más de lo debido y logran el efecto inverso, una desconexión con la audiencia, notable por el aumento de desconcentración en esas particulares escenas. También falta una verdadera justificación de algunas transiciones que nos dejan rascándonos la cabeza y preguntándonos: ¿por qué puso eso?

La fotografía de la película se lleva altos cumplidos. Presenta a Costa Rica de tal manera que hasta un tico se cuestiona: ¿Dónde será eso? ¿Las prisiones de este país son así? También Ramírez captura visualmente emociones que ponen al espectador en el borde de su asiento como la agonizante espera de Victoria en la fila para entrar a ayudar a Jason, o acompañar a Jason en la frustración y derrota al ver a su amigo cae de nuevo en las drogas.

En general, Presos es una película buena, muy buena. Habiendo visto tres películas de Ramírez, puedo decir que, en mi humilde opinión (como lo ha sido este resumen), se consolida con un excelente director costarricense que captura la esencia de nuestro país a gran detalle. Los insto a verla.

Advertisements

Author: Bernardo Montes de Oca

Journalism. Writing. Life. Periodismo. Escritura. Vida.

Leave a Reply/Comentarios

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s