La fallida promesa del Barrio Chino

Hace cinco años, el Barrio Chino se inauguró con bombos y platillos. Ahora, no es más que una ostentosa entrada con poco futuro.

Con el primero que hablé era un indigente que se llamaba Luis y me pidió que no le tomara fotos. Pero quería hablar, especialmente sobre los cambios que ha visto en esta franja de supuesta riqueza.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Otros barrios parecen mejores

“Vea ahí, pito, la Casa del Tornillo se fue. Años de existir y ni siquiera ellos sobrevivieron. Este lugar no pegó”, me contó y luego recogió varias cajas de cartón que los comercios dejan en la calle. Los vende en diferentes recicladoras y de eso, saca plata para alimento. Al despedirse, me insistió que fuera a hablar con varios dueños de locales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Luego de décadas, la Casa del Tornillo se despidió de este lugar

“Aquí nadie está feliz.” Me sonrió.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Los rótulos de “Se alquila” son muy frecuentes

Ya son cinco años desde que se inauguró el Barrio Chino. En el 2012 las promesas de muchos peatones motivaron a mucha gente a instalarse ahí. Pero hoy, no es más que una franja de concreto que divide edificios abandonados, aceras sucias y peatones que buscan cruzarlo con rapidez.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Hay locales que no sobreviven

No es nuevo. En el 2016, se hizo un efímero intento de festival gastronómico, con el cual trataban de pelear contra lugares como Barrio Escalante y Avenida Escazú. Dos años antes, la entonces alcaldesa Sandra García, pidió estudios para poder explicar la falta de interés en la zona.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Otros que trataron

Aparte de una ostentosa entrada y la estatua de Confucio al final, el lugar no motiva a visitar. El barrio depende de pequeños locales de mercadería variada y restaurantes de comida china. Todavía se sostiene, inexplicablemente, un cine para adultos. Enfrente el mismo, varios niños acompañan a sus padres a hacer mandados.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
El Cinema 2000 todavía da funciones

Los retazos de sostenibilidad comercial se dan sólo al principio.

“En realidad, el barrio Chino en sí, son solo estos doscientos metros. Más para allá, es feo, es peligroso y está abandonado”, me contó Melissa, dueña de un local de ropa íntima a escasos diez metros del arco que da la bienvenida.

Ella y sus colaboradoras están siempre afuera del local, invitando a pasar adelante. Dependen de las horas pico, y luego de eso, casi no hay movimiento. Pero los alquileres sí se mueven.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Hay que atraer a los clientes

“Sube 5% de alquiler al año, pero la cantidad de clientes no aumenta ni siquiera eso.”

En tres cuadras, conté más de diez signos de locales para alquilar. Para ser un sábado al mediodía, los 550 metros que componen el barrio estaban desolados. Aún con los eventos del día de la música, nadie parecía querer acercarse.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aun cuando la entrada al barrio Chino es ostentosa. Rompe con el horizonte capitalino, inclusive desde lejos. Pero al acercar la mirada se ve que, chocando con la pintura negra, hay franjas largas de cuitas de paloma. Hay grafiti y hay basura.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
San José Vive, entre cuitas de palomas

Y ahí, puesto casi forzosamente, el rótulo de San José Vive. Sí, vive. A pasos débiles, mientras otros lugares avanzan rápidamente a mejorarse. Ese rótulo blanco, pequeño, parece más una curita en un paciente terminal.

 

What I learned at the Summit

The definition of peace is changing, and for it to become a reality, the entire world needs to be behind it

As my flight took off from El Dorado airport, I tried to align and organize all that my mind had absorbed in the past four days.

From President Juan Manuel Santos’ opening remarks to doctor Ira Helfand’s detailed description of what would be nuclear for us, every second of the 16th World Summit of Nobel Peace Laureates was filled with learning.

Continue reading “What I learned at the Summit”

Vendedor de patrias

Trump sabe vender. Lo malo es que poca gente realmente entiende lo que él vende.

Existe una táctica en ventas, cuando el producto no es muy bueno, en donde se repiten ciertas palabras para quitarle la atención al posible cliente de las fallas que tenga el producto o servicio.

shutterstock_133998776

Tal es el efecto de las palabras, que hay productos que se venden sólo por su discurso.

En serio, ¿quién necesita, en realidad necesita con urgencia, un carro de lujo o el último Smartphone?

Es más, ¿quién necesita otra tarjeta de crédito? Etc. Hay muchos ejemplos.

Para todos estos, las palabras son clave. Ahora, viendo la conferencia de prensa de Donald Trump en Filadelfia, analicé palabras clave para un futuro oscuro, sombrío, y violento.

Continue reading “Vendedor de patrias”

Una feminista en Guatemala

En un pequeño pueblo de Guatemala se esconde una mujer que rompió esquemas sociales, culturales y artísticos

Al llegar a San Juan La Laguna, amarran nuestra pequeña lancha a un muelle y muchos guías turísticos nos invitan a ver la iglesia en el centro del pueblo por alguna módica suma. También nos ofrecen telas, artesanías, y si a uno no le interesa, hay artesanías hechas por indígenas con Síndrome de Down. La calle de San Juan es empinada.

Continue reading “Una feminista en Guatemala”

El 2016: De locura, o tal vez, de lo contrario

Odio las frases motivacionales. Las detesto. Suenan tan cliché. 

Excepto una.

quote-albert-einstein
Locura es hacer lo mismo siempre, pero esperar resultados diferentes

Suena tanto a libro de auto-ayuda que se compra en supermercados. Por eso, siempre le hui a esa frase.

Pero este último año, decidí acogerla y le cambié el enfoque a muchas cosas. No fue fácil. Soy criatura de rutina.

Continue reading “El 2016: De locura, o tal vez, de lo contrario”

¿Qué p***s es la zona de confort?

En todo lado lo veo y lo escucho. Hay que salirse de la zona de confort, sólo ahí se harán las cosas grandes, sólo ahí sabrás lo que es vivir, etc. Pero, ¿qué es?

Parece que todo el mundo la conoce. Todo el mundo ha estado en ella y fuera de ella. Es más, parece que todo el mundo tiene la solución y a uno no le queda claro. Sabiendo que sólo entendiéndola, nos salimos de ella, puede llegar a frustrarnos.

Entonces, ¿qué es en realidad la zona de confort?

Continue reading “¿Qué p***s es la zona de confort?”

5 libros que cambiaron mi punto de vista

Un libro puede cambiar mucho, desde cómo vemos el mundo, hasta cómo vivimos en él.

Las personas ampliamos nuestra visión de mundo de usualmente tres maneras: o viajamos, o conversamos o leemos. Ahora, no todas las personas sirven para hacer las tres, entonces, nos basamos en una o dos, para abrir nuestro horizonte.

Para mí, de esas tres, mis favoritas son viajar y leer. La primera no siempre se puede, entonces recurro mucho a la segunda. Cada año, en promedio, leo dos libros por mes. Conversando con conocidos, utilizando Facebook, y calculando mi propio promedio, vi que la mayoría de las personas somos capaces de leer un libro por mes. Eso significa que podemos alimentar nuestra mente con contenido diferente una docena de veces por año, superando hasta la misma educación que podríamos recibir en una universidad.

Continue reading “5 libros que cambiaron mi punto de vista”

Toda la vida, he vivido una mentira

Nos enseñan a ver las cosas en un orden incorrecto. Por algo dicen: el “yo” no va de primero.

Tomé decisiones incorrectas, cometí errores, admití algunos y escondí muchos. Estudié algo que no quería, para satisfacer una necesidad que no era mía.

Durante años, comenzando desde la adolescencia, me mentí a mí mismo y a la sociedad, hasta creando una identidad diferente para parecerme a alguien más, ¿quién? No lo sé, pero lo hice para recibir la aprobación de alguien. De nuevo, ¿quién? No lo sé.

En los últimos años, si me hacía una página de Facebook, era para conseguir likes. Me obsesionaba con que la gente me leyera. Si obtenía cierto puesto, o un logro dentro del mismo, era para recibir algún reconocimiento. Es más, si subía los rangos dentro de algún mercado laboral, era para que la gente supiera quién era yo. Seguía en ese ciclo vicioso, del cual no sabía que quería escapar.

Continue reading “Toda la vida, he vivido una mentira”

¿Cómo hacer un pitch?

Vender un producto puede llegar a depender más de la propuesta de venta, que del producto en sí. Estos son cinco consejos para presentar nuestra idea de manera rápida, clara y eficiente.

Entraba al hotel Roosevelt en Nueva York. Era verano, y el aire era denso y pegajoso. El viejo aire acondicionado del hotel no cumplía su objetivo. Adentro, 500 personas, cada una con una etiqueta en el pecho que decía: “Hola, me llamo:” y el nombre escrito a mano.

Todas iban con la misma meta: ser publicadas.

Luego supe que llegarían 500 más. 1000 personas luchando por la atención de 30 agentes literarios. Yo hacía mi pitch el domingo, entonces tenía tres días completos para practicarlo y, además, tener retroalimentación de otras personas que ya habían participado.

La idea era sencilla: en un minuto y medio, presentarle a la mayor cantidad de agentes. Ellos le dirían si estaban interesados o no, y de ahí se mandarían los borradores de las novelas para ver si los firmaban a un lucrativo contrato.

Continue reading “¿Cómo hacer un pitch?”

100 entradas, 100 lecciones

Estas son mis experiencias para quien quiera consejos sobre bloguear. Las 100 cosas que aprendí blogueando.

WordPress me felicitó por llegar a mi entrada número 100.

100 entradas. La primera fue un poema sobre Gaza que escribí el 19 de julio del 2014. La última fue sobre no esperar a ningún momento de iluminación, sino actuar y ya.

Durante estos dos años, he aprendido un montón sobre crear contenido, comunicar, seguimiento, crecimiento, mí mismo y mucho más.

Aquí les comparto las 100 lecciones que he aprendido de dos años de bloguear.

Continue reading “100 entradas, 100 lecciones”